La insolidaridad de las Asociaciones de Vecinos de Gijón con el problema del botellón

El pasado 10 de setiembre la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón (FAV)  presidida por Tita Caravera (AAVV barrio de L’Arena), convocaba una reunión para hablar sobre la aplicación de la ordenanza de convivencia a todas las AAVV urbanas de la ciudad. Una convocatoria curiosa ya que, días antes, la propia FAV se unía a una Plataforma por la Convivencia Ciudadana, llamada por El Comercio “Plataforma contra la ordenanza del botellón”, sin pedir opinión a los integrantes de la Federación.

Pues bien, en esa reunión todas las asociaciones, con excepción de la abstención de la AAVV Gigia de Cimavilla, votaron a favor de lanzar un comunicado donde consideraban la aplicación de la ordenanza de convivencia como «exagerada al entender que un problema de orden público y convivencia no se arregla sólo con la presencia policial».

Hoy nos despertamos con una noticia de La Nueva España donde la presidenta de la AAVV “Fumeru” del bario del Llano, Carmen Duarte, pide “Que se mantenga el control policial en el barrio y, si no, lo pediremos” y añade que el operativo para la aplicación de la ordenanza en Cimavilla desplaza el botellón a otros barrios y «Sería quitar el problema de un sitio para traerlo aquí. Y aquí ya tenemos bastantes problemas como para sumar ahora el del “botellón”»

Modo irónico on ;)

Modo irónico on 😉

Interpretamos entonces que las actuaciones aprobada por las AAVV urbanas de Gijón para dificultar la aplicación de la ordenanza de convivencia, conocida como “antibotellón”, tienen como objetivo que el botellón se quede en Cimavilla y sus barrios vivan sin sufrir el problema con el que nos enfrentábamos cada fin de semana. Ahora bien, cuando el botellón llega a su barrio entonces el “estado policial” a denunciar en Cimavilla, pasa a un “que venga la policía y lo arregle rápidamente”.

Una demostración de solidaridad, coherencia y ética insuperable.

Ya lo dijimos muchas veces y lo repetimos, tendría que pedirse el vivir un fin de semana en una vivienda afectada por el botellón antes de poder opinar, declarar o legislar. La experiencia vivida lo cambia todo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s